Páginas vistas en total

martes, 17 de enero de 2012

DRIVE

De la mano de Nicolas Winding Refn nos llega la adaptación cinematográfica del libro 'Drive'. El protagonista, papel que borda Ryan Gosling, es un hombre que trabaja en un taller mecánico y se gana un dinero extra conduciendo para las escenas de riesgo de películas, así como haciendo de 'chofer' de ladrones que requieran sus servicios para atracos varios.
Bajo su aparente calificación como película de acción se esconde una obra muy personal. Una mezcla entre violencia y arte y ensayo. Una pieza artesanal moldeada por unas manos llenas de creatividad y originalidad, pero que no olvida sus referencias de serie B y cine noir.
Sin duda, una de las grandes virtudes del film es la caracterización del personaje principal. Con una primera secuencia vertiginosa y elegante, que bien podría estar entre las mejores persecuciones de la historia, nos metemos de lleno dentro de esa cazadora blanca con el dibujo de un escorpión dorado. Un hombre sin nombre, que sólo se guía por sus valores y normas escritas a golpe de derrape. Una versión 2.0 de esos personajes que interpretaba Clint Eastwood en la trilogía de Sergio Leone. O un samurái silencioso y solitario al mando de un volante. Un forastero en tierra de nadie.
¿Conoces la fábula del escorpión y la rana? - pregunta el protagonista en una escena de la película. La moraleja de dicha fábula viene a decir que uno no puede engañarse sobre cómo son los demás, y sobre todo cómo es uno mismo. Con sus luces y sus sombras. Y ya ha quedado demostrado que un film es mucho más potente cuando el lado bueno del héroe se ve ensombrecido por su oscuridad.
Un Ryan Gosling que vuelve a estar de moda, es el actor perfecto para este papel. Aguantar la mirada, ya sea amenazante o tierna, es un aspecto primordial del actor y del personaje.
La música retro que acompaña la acción en todo momento es otro de los puntos a favor. Sumando todos estos factores, hay un director que viene rápido a la cabeza, Quentin Tarantino, referente de revitalizar clásicos setenteros y ochenteros. Parece que ahora le ha salido un competidor.
Drive es, sin duda, una de las películas del año.

Un acierto: El estilo escogido para explicar la historia
Un fallo: El dolor de trasero al quedarte anclado en la butaca desde el minuto 1

5 estrellas

No hay comentarios:

Publicar un comentario